MUNICIPIOS

[Región Oriente][slideshow]

POLICÍA Y NOTA ROJA

[Policía y nota roja][slideshow]

SALUD

[Salud][slideshow]

EL PRIMER THINK TANK DE TLAXCALA



Rafael Salas Vázquez

Llegó la hora de conformar en Tlaxcala el primer Think Tank. Ese espacio será multicultural, multidisciplinario y con visión global. Pero ¿qué es un Think Tank? Podemos definirlo como un centro para el pensamiento o para las ideas; un espacio donde se rompen paradigmas, se innova, se investiga, se crean propuestas, de realizan informes, se genera networking y se conecta con actores e ideas dentro y fuera de México. En pocas palabras, es un laboratorio de ideas donde se exploran nuevos caminos y se crean nuevas metodologías para comprender mejor la realidad y ofrecer soluciones óptimas ante los grandes retos que la humanidad enfrenta.

La universidad de Pennsylvania realiza periódicamente un reporte global que monitorea a todos los Think Tanks. En dicho reporte, señala que hay 109 Think Tanks en México ocupando el lugar 14, mientras que en Estados Unidos hay 2203 ocupando el primer lugar en cantidad de dichos centros[1]. Destacan en México el Consejo mexicano de asuntos internacionales (COMEXI); México Evalúa; Centro de análisis de políticas públicas (CIDAC); Fundar, Centro de análisis e investigación; Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE); Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO); Ethos Laboratorio de Políticas Públicas; Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP); Gestión Social y Cooperación (GESOC); Mexicanos contra la corrupción y la impunidad; Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY); Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE); Instituto para la Seguridad y la Democracia (INSYDE); Caminos de la Libertad; Centro de Investigaciones sobre la Libre Empresa (CISLE); Mexicanos Primero; Fundación IDEA; Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora (IPEA); entre otros.

En Estados Unidos los Think Tanks forman parte de la vida democrática de la sociedad. Allá resulta inimaginable que se haga un gobierno sin la asesoría de al menos un Think Tank. La sociedad civil estadunidense encontró en los Think Tanks el mejor vehículo para procesar sus iniciativas y para posicionar temas que habían quedado rezagados. Es decir, los Think Tanks inciden en las políticas públicas lo cual obliga a la transparencia, a la rendición de cuentas y al escrutinio público, por lo que la sociedad se vuelve más consciente de su poder y más participativa. Eso es democracia pura. Entonces, si queremos una sociedad más libre y democrática es prudente crear ya un espacio donde las ideas fluyan y se conviertan en modelos que generen bienestar por doquier.

El Colegio de Tlaxcala bien pudo haber sido un Think Tank con prestigio global, pero no fue así ya que no es reconocido como tal ni siquiera por ellos mismos, mucho menos al exterior. Entonces no perdemos nada con intentarlo. En Tlaxcala hay muchos cerebros brillantes que carecen de cauce. Veo con tristeza cómo algunos maestros retrogradas apagan las aspiraciones de los jóvenes estudiantes. Urge romper la inercia del localismo a ultranza en el que muchas veces los tlaxcaltecas se encierran. Es tiempo de ver más allá y atrevernos a hacer cosas sin precedentes.