MUNICIPIOS

[Región Oriente][slideshow]

POLICÍA Y NOTA ROJA

[Policía y nota roja][slideshow]

SALUD

[Salud][slideshow]

LUCIÉRNAGAS TLAXCALTECAS VUELAN HASTA LA RIVIERA MAYA


Rafael Salas Vázquez

En un rincón de Tulum, en la Riviera Maya, se han refugiado millones de luciérnagas tlaxcaltecas que todos los días brillan con su belleza y misticismo. Gracias a Pepe Soho y sus iridiscentes fotografías este milagro fue posible, ya que el afamado fotógrafo integró el proyecto Mystika, el cual es un museo inmersivo con toda su obra, entre las que destaca su colección dedicada al santuario de las luciérnagas de Tlaxcala (www.mystikamuseum.com


Pepe Soho es un artista mundialmente reconocido; Su paso por el mundo de la música, la moda y ahora en el mundo de la fotografía artística denota una gran pasión y una férrea determinación. Pepe Soho ha ganado premios internacionales y es uno de los principales referentes del arte fotográfico contemporáneo.   Es por eso por lo que, en el momento en que él decide retratar las luciérnagas de Tlaxcala y luego llevar esas fotografías e incorporarlas al sorprendente museo Mystika, se genera un gran motivo de alegría, de reflexión, pero, sobre todo, de colaboración. Se trata de un “homenaje a la naturaleza para transportar al espectador a los santuarios más emblemáticos de México: El santuario de la mariposa monarca, el santuario de la ballena jorobada y el santuario de las luciérnagas.” 


Para Pepe Soho así fue la experiencia: “Ver miles de luciérnagas volando, como si estuvieran danzando, en un bosque que parece estar encantado cuando cae la noche, es poesía para los ojos. En esos momentos, te preguntas: “¿estaré soñando?”. Gracias a Dios no es un sueño, sino una realidad situada a tan sólo una hora y media de la Ciudad de México, en uno de los dos santuarios de luciérnagas más grandes del mundo. Entre más conozco mi país, menos siento la necesidad de fotografiar otros. Después de fotografiarlas, me detuve para solamente disfrutar del espectáculo de esa noche mágica. Después de 15 minutos de observarlas, en total oscuridad, empezaron a escurrir lágrimas de mis ojos, ante la belleza que presenciaba.” 


En varias ocasiones Pepe Soho ha visitado Tlaxcala, pero siempre el sentimiento de su arte refleja una profunda admiración por uno de nuestros tesoros naturales, tal es así que comenta: “No dejo de cuestionarme, o quizá impresionarme, de que alguna fuerza superior esté, constantemente, creando estos espectáculos visuales, sin pedir nada a cambio. Y saber también que sólo los podemos apreciar gracias a nuestros órganos visuales (creados por la misma fuerza) extremadamente sofisticados: los ojos. 


Entre más tiempo se pasa en la naturaleza, más se da uno cuenta que la vida es un milagro; algo divino e inexplicable. En la película Avatar, se habla de una deidad que se llama Eywa, que se encarga de mantener la vida y naturaleza en perfecto equilibrio. Titulé así esta foto porque cuando te encuentras presenciando la danza perfecta de las luciérnagas en las montañas de Nanacamilpa, en Tlaxcala, en realidad te sientes que estás ante la obra de Eywa, dentro de una pintura constantemente creada por Dios. Y no queda nada más que recibirlo y sentir un extremo privilegio y agradecimiento.” 


Gracias a su creatividad y sensibilidad, Pepe Soho ha logrado cautivar a propios y extraños, pero en el caso del santuario de las luciérnagas de Tlaxcala, ha sido tan impactante para él que lo ha denominado como un “sueño de hadas”. 


Toda esa belleza mostrada mediante tecnología de vanguardia en Mystika debe también servirnos para valorar aún más nuestro gran santuario de las luciérnagas y evitar que en esta temporada y en las venideras se deprede, mutile o dañe ese patrimonio natural de la humanidad. Es cierto que nuestro santuario de las luciérnagas es de los más importantes del mundo, pero también debemos tener claro que las luciérnagas están en riesgo. 


Para Sara Lewis, investigadora de la Universidad Tufts, las luciérnagas en todo el planeta ya se encuentran en fase de amenaza, pues han perdido su hábitat, o han sido dañadas por pesticidas y la contaminación luminosa también las orilla hacia el peligro de extinción. Sara Lewis también ha estudiado en Malasia, Japón y Taiwán el impacto del fenómeno llamado Turismo de Luciérnagas (Firefly tourism, en inglés) ; las consecuencias de llevar cientos de miles de turistas, quienes son atraídos por el brillo de estos insectos, no han hecho más que agravar la situación, por lo que se generó un efecto nocivo a las ya de por sí amenazadas luciérnagas. Sin olvidar que el escarabajo descortezador también está ya dañando los bosques del santuario de las luciérnagas.


La obra de Pepe Soho nos invita a la reflexión y al cuidado, pero también a la acción. No se trata de admirar una fotografía y destruir nuestros tesoros naturales. Se trata de apreciar la belleza de la naturaleza y el arte del ser humano. Podemos coexistir, podemos vivir la experiencia inmersiva en Mystika, pero también debemos cuidar nuestros bosques. Debemos controlar el Turismo de Luciérnagas y ser muy estrictos en hacer valer la ley y proteger a nuestro patrimonio. Es necesario también que se incremente el control en los accesos, se limite el número de visitantes, se mejore y aumente la logística y se neutralice todo el daño que se le ha hecho a nuestro santuario. No podemos darnos el lujo de repetir los errores de los países asiáticos donde han dañado de forma irreversible sus avistamientos de luciérnagas. 


Todos los gobernantes de todos los niveles deben ser mucho más rigurosos en el manejo turístico, pues sí es necesaria la derrama económica, pero sin que ésta comprometa el patrimonio natural de Tlaxcala.


Disfrutemos pues de las obras de la naturaleza y de las obras de Pepe Soho. Ambas sorprenderán.